Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Badolatosa Sevilla, Mi pueblo

LA ERECCIÓN EN PARROQUIA DE LA IGLESIA DE BADOLATOSA

28 Julio 2010 , Escrito por Arturo Rodríguez Etiquetado en #Colaboradores

NOTA:

Artículo extraído del boletín informativo de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Badolatosa, “El Nazareno” número 17 fechado en marzo de 2005. por, Arturo rodríguez

 

LA ERECCIÓN EN PARROQUIA DE LA IGLESIA DE BADOLATOSA

 

EL SABER ES LA PARTE

PRINCIPAL DE LA FELICIDAD

Sócrates

 

Pedimos y suplicamos a V.M. mande eregir en parroquia la dicha iglesia señalarle circuito para que goce de la inmunidad de la iglesia y otros privilegios que de todo lo susodicho ofrecemos informacion...”

 

Badolatosa Virgen del SocorroA principios del siglo XVII, Badolatosa era una pequeña cortijada, que debido al crecimiento de población ocurrido después de la reconquista, así como el elevado crecimiento demográfico poblacional producido en los lugares y cortijos del marquesado, incluido nuestro pueblo, ocasionaba diferentes molestias e inconvenientes a los vecinos del cortijo a la hora de realizar algún servicio religioso por la inexistencia de su propia Pila Bautismal, pues debían de desplazarse hasta la iglesia de Santa María la Mayor de Estepa, cabeza de partido y del marquesado, que si contaba con Pila y cementerio. 

Los feligreses de aquella época, de una manera u otra presionaron al Vicario para que construyera una parroquia, ya que como se ha dicho anteriormente para realizar cualquier servicio, como podía ser el bautismo, matrimonio o defunción, tenían que desplazarse a la iglesia estepeña. 

Los demás servicios como la Santa Misa eran oficiados por diferentes clérigos que se trasladaban desde la población de Estepa, no dejando de esta forma desatendidos a los vecinos del cortijo pudiendo recibir de vez en cuando el Santo Sacramento.

Igualmente, era obvio la inexistencia de un Campo Santo, por lo que los féretros de los vecinos fallecidos eran trasladados hasta Estepa para recibir su sepultura.

Debido a lo expuesto, los vecinos del cortijo del Vado Latoça presionaron de una u otra manera al Vicario para la erección de la parroquia, erección que llegaría en la primera mitad del siglo XVII, concluyendo en un futuro con la construcción del edificio parroquial. 

Una vez estudiado por el vicario lo solicitado por los vecinos, con el cura y representantes políticos a la cabeza, accede a lo peticionado.

La fecha elegida para el acontecimiento fue el domingo día 26 de febrero de 1623. Don Alonso de Benjumea, vicario general de Estepa, visitó la cortijada dando su visto bueno al estar “todo decente” para recibir la administración de los Sacramentos, colocando por vez primera el Santísimo Sacramento.

El acto tuvo una gran repercusión en toda la comarca, para ello, se celebró misa de “Nuestra Señora” a cuya fiesta y procesión asistieron entre otros, Juan Gallego Alvares, por diácono; Juan de Diego, por subdiácono; el Guardián de San Francisco, el padre fray Bernardino Corverá; diferentes clérigos y presbíteros de Gilena, La Roda, Monturque, Lucena, La Puente de don Gonzalo... , acompañado por la coral de franciscanos del convento de Nuestra Señora de Gracia de Estepa. Entre las autoridades civiles, destacaban el marqués del Aula don Adán Centurión y su señora doña Mariana Guzmán, don Diego Centurión y Cordova hermano del marqués, el gobernador y el alcalde ordinario del estado de Estepa don Gonçalo Fernández de las Cuevas y Jerónimo Suárez de Figueroa respectivamente, encontrándose presentes las autoridades del cortijo del Vado Latoça, siendo estos el licenciado don Juan Trigueros y Mérida cura beneficiado del lugar, Juan Martín Fernández, alcalde; Francisco Garcia Ordaz, alguacil mayor; Pedro Fernández Corpas, regidor; y vecinos del citado cortijo.  

Una vez acabada la Santa Misa, el vicario don Alonso de Benjumea, administró el sacramento del bautismo y bautizó a una niña, celebrando posteriormente una procesión por el cortijo del Vado Latoça que una vez acabada y llegando a la puerta de la iglesia el vicario mostró al pueblo el Santísimo Sacramento, una vez en el Altar Mayor lo depositó en el relicario de plata que había en el Sagrario, entregándolo en ese momento al cura del cortijo, recibiendo al mismo tiempo la llave del Sagrario donde se veneraba desde ese momento el Santísimo Sacramento.

De todo este acontecimiento levantó acta y dio fe el notario apostólico de la audiencia eclesiástica de la villa de Estepa y su vicaría, don Juan de Rivera.

Compartir este post

Repost 0

Comentar este post

M. luisa 08/02/2010 19:05



Valiosos documento, Abraham, y valiosa información. No sabía yo que se llamara Vado Latoca.


Un saludo