Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog
Badolatosa Sevilla, Mi pueblo

José María el Tempranillo

El legado del bandido generoso

BADOLATOSA


http://lh5.ggpht.com/_j7pkaNegnuw/SnMLOC49BQI/AAAAAAAATts/7x-1VIztFsw/s220/Jos%C3%A9%20Mar%C3%ADa%20El%20Tempranillo.JPGAsaltar a los ricos para repartirlo entre sus pobres vecinos. José María El Tempranillo se convirtió en santo y seña del bandolerismo romántico del periodo decimonónico.


La filosofía del Robin Hood español se fraguó a orillas del Río Genil, entre municipios sevillanos, cordobeses y malagueños. Lazos entre pueblos conlindantes que se refuerzan con la Ruta del Tempranillo, un itinerario cultural que busca acercar las andanzas de este mito popular repleto de esencia andaluza.

 

 Badolatosa, y su pedanía Corcoya, constituyeron el cuartel general del bandolero, que nació y creció en la limítrofe aldea de Jauja, perteneciente a la localidad cordobesa de Lucena.

Badolatosa y Jauja sólo están separadas por el paso del Genil, un río que marca la relación entre los restantes municipios de la Ruta, como Casariche en Sevilla, Benamejí y Palenciana en Córdoba y Alameda en Málaga. Seis localidades de tres provincias distintas que de forma conjunta nos acercan los hechos que marcaron al famoso bandido.


La vertiente sevillana del itinerario tiene como protagonista principal a Badolatosa. El municipio prioriza parte del recorrido vital del bandolero, que podemos emular gracias a este trayecto. En la aldea de Corcoya tendremos ocasión de conocer la ermita de la Fuensanta, un enclave imprescindible para entender la faceta sentimental de José María. Cuentan que acudía de forma furtiva para honrar a la Virgen de la Fuensanta, y según documentos oficiales, en este mismo lugar se realizó el indulto del bandolero y su banda, por orden de Felipe VII y de las autoridades ecleciásticas. Badolatosa acogió muchos de los refugios donde El Tempranillo se curaba de la justicia. Cuevas o grutas situadas en los alrededores de la ermita que marcaba su vocación cristiana y del pueblo que lo trataba de héroe, que le servían de perfecto escondite y le permitía soportar las inclemenecias.


Esta vía cultural integra monumentos íntimamente relacionados con la vida y costumbres de las primeras décadas del siglo XIX. Es el caso de la noria de Badolatosa. Una construcción que permitía obtener agua del Genil y subirla a las canalizaciones de las huertas ubicadas junto al río.


La protección y puesta en valor del medio ambiente también constituye otro de los elementos esenciales del viario cultural. El itinerario persigue el disfrute del espacio natural, de hermosos paisajes bien conocidos por José María y que actualmente se preservan como parajes naturales. Es el caso de Malpasillo y Cordobilla, dos reservas de importante valor ornitológico en la orilla del Genil. El río ha sido uno de los ejes vertebradores de la ruta, lo que hizo que Badolatosa acogiera un centro de interpretación fluvial.


Como complemento al espacio cultural y natural de la ruta, la comarca dispone de una amplia red de establecimientos de restauración y descanso. Alojamientos rurales y restaurantes de comida típica andaluza se ofrecen para impregnarse aún más del alma bandolera de la zona, y como servicios indispensables a favor del progreso turístico de los pueblos de El Tempranillo, que guardan con tesón la preciada herencia del paso de un bandolero auténtico.

Noticia original Diario de Sevilla

Compartir esta página

Repost 0