A Consuelo Dorado Nieto

Publicado en 17 Diciembre 2017

 

Tomas Tenor Pérez

Aunque parezca ficticio,
un día cayó del cielo 
los genes de la alegría, 
el duende, la sal y el beso,
unidos a la hermosura,
envidia de mil espejos,
por no saber reflejarte,
rotos quedaron perplejos.

Ante tan bella locura
se despertaba entre sueños,
esa brisa de frescura, 
que propició gran desvelo 
a un niño llamado Esteban,
que le hizo prisionero 
y rendido a sus amores,
le prometió a los tiempos 
detenerlos para siempre 
y haciéndose su dueño,
se declaró a esa niña,
ofreciendo amor eterno.

Y todos quienes la quieren,
le miran con ojos tiernos,
quienes están en la tierra 
y otros, desde los cielos,
que por cierto, ya son muchos 
y que muy pronto partieron; 
viendo desde el mejor lugar,
todos quedaron de acuerdo,
que gracia, duende y la sal,
se derramen en su cuerpo 
y siempre sea agraciada 
con la luz de los luceros,
el lubricán de la tarde
y los vientos marineros,
pintando la más hermosa,
la alegría de los huertos
y la guinda de la tarta,
la falda, con su revuelo,
el alba, a la mañana, 
perejil del cocinero.

De todos quienes te aprecian,
cuéntase, yo, el primero;
hoy te proclamo ¡la salsa!,
rebosante de salero.
¡Viva la madre que parió!
¡La que te puso Consuelo!

¡FELICIDADES GUAPETONA!

Consuelo Dorado Nieto

 

Escrito por Tomas Tenor Perez

Etiquetado en #Librería

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post